Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3

TEMA: La ousia y sus sentidos

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #301

  • Soy
  • Avatar de Soy
A ver si nos entendemos, Aristóteles no habla de semántica o lenguaje, sino de la realidad. Aristóteles no es un lingüista sino que nos habla de la realidad.

La sustancia prima es de lo que está compuesta la realidad, no en cambio el lenguaje.

En efecto, si nos preguntamos por la materia de la que está hecha la casa, diremos que de ladrillos; pero los ladrillos a su vez, que son la materia de la casa, son una sustancia, es decir, un compuesto de materia y forma; si nos preguntamos por la materia de ladrillo nos encontraremos con otras sustancia, la arcilla o el barro; y si nos preguntamos por la materia de la arcilla nos volveremos a encontrar con otra sustancia, y así indefinidamente. Tan lejos como llevemos la investigación seremos incapaces de dar con la materia prima de la que están hechas las cosas, dado que la materia se presentará siempre indisolublemente unida a una forma; de ahí que Aristóteles nos hable de una materia próxima (escháte hyle) y de una materia remota o materia prima (próte hyle).

La sustancia prima para Aristóteles es sujeto y es por sí misma, y Yo soy sujeto y soy por mí mismo, por lo tanto, según el silogismo de Sócrates donde:

Uno, la sustancia prima es sujeto y es por sí misma, y Dos, yo soy sujeto y soy por mí mismo, se llega a la conclusión lógica que Tres yo soy la susntancia prima de la cual habla Aristóteles.

La sustancia prima de la cual está compuesta la realidad, soy Yo, el sujeto, la mente, el cual es por sí mismo.

Saludos.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por Soy.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #302

  • dvillodre1
  • Avatar de dvillodre1
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1533
  • Gracias recibidas 1813
La sustancia prima para Aristóteles es sujeto y es por sí misma, y Yo soy sujeto y soy por mí mismo, por lo tanto, según el silogismo de Sócrates donde


Sujeto pero qué sujeto porque "sujeto" es una universalidad abstracta (esto mismo es la definición de materia): encumbrar este Sujeto abstracto a sustancia primera es el materialismo de las religiones monoteístas.

Este "sujeto" único o material hay que concretarlo y esto en que se concreta en una pluralidad son las ousias primeras. Respecto de cada sustancia, hay una forma o fin propia e inmanente. "Sujeto" es solo un nombre. Este reduccionismo o "materialismo" es una huella de la teología escolástica porque quiere identificar la sustancia con el Uno matemático y ver en "una" sustancia primera una manifestación del monoteísmo, de un Dios uno y único. Hay una relación entre el monoteísmo y el pensamiento matemático lo cual es otro tema.

Después, la identificación de este Sujeto con la Subjetividad o a-percepción es un segundo reduccionismo moderna. Hegel lo invierte: no es que el Sujeto sea el Yo sino que el Yo se hace el Sujeto.

Este hacerse es el hacer de la Fenomenología, de la peregrinación milenaria del saber: sin él, sin este esfuerzo milenario de la cultura, la subjetividad no llega a ser Sujeto ni saber absoluto sino que queda en el Accidente, el Sentimiento o la arbitrariedad etc.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por dvillodre1.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #305

  • Soy
  • Avatar de Soy
Si, mira:

La sustancia es en Aristóteles la forma privilegiada de ser. El ser se dice de muchas maneras, pero fundamentalmente como sustancia, es decir, como aquello que no se da en un sujeto sino que es ello mismo sujeto. Las otras formas de ser se dan necesariamente en la sustancia, y Aristóteles las llama accidentes:


A- Que la sustancia primera o prima de la cual habla Aristóteles es sujeto y es por sí misma.

B- Que yo soy sujeto y soy por mí mismo.

C- Que yo soy la mente como dijo Descartes y soy una Sustancia que carece de extensión y por ende infinita, sin esencia, sin forma, mi única esencia consiste en Ser. No tengo principio ni final, soy en mí misma y por tanto incognoscible.

D-Que Yo, la mente, soy sujeto y soy por mí misma, y soy la sustancia prima de la cual habla Aristóteles. El sujeto, el cual es por sí mismo. Yo, la mente. Y soy una sustancia metafísica.

Según Aristóteles:

la sustancia primera o prima es el sujeto que existe (ES) por sí mismo, y es el sustrato último de la realidad, absolutamente incognoscible ya que está desprovisto de toda forma (esencia) y, por lo tanto, de toda cualidad.

Es la mente, Yo, el sujeto, el Ser, el Soy a secas. Yo soy la mente y mi única esencia consiste en Ser. Y sólo mediante la intuición intelectual o suprasensible, deduzco que soy, pues soy incognoscible, soy cosa en sí, noúmeno Kantiano.

Pues bien, yo soy Dios como la mente que soy, ya lo he dicho, he religado, soy Dios hecho carne aunque pueda parecer de locos, y suene a locura, pero es real..

SANTO TOMÁS nos enseña: cuius (sc. Dei) essentia est ipsum suum esse» (la esencia de Dios es su mismo ser; De ente et essentia, c. 6). Y como únicamente en Dios la esencia consiste en ser, el Doctor Angélico ve en «el que es» (qui est) el nombre de Dios que mejor le caracteriza; S.th. i, 13, 11.

A los ojos del cuerpo, aunque se encuentren en estado glorioso, Dios sigue siendo invisible, porque Dios es espíritu puro, y el ojo sólo puede percibir objetos materiales; SAN AGUSTÍN, Ep. 92 y 147; S.th. I 12, 3.

San Juan describe el futuro estado de bienaventuranza, al que nos disponemos aquí en la tierra por medio de la filiación divina, con 'las siguientes expresiones : «Seremos iguales a El, porque le veremos tal cual es» (videbimus eum sicuti est ; 1 Ioh 3, 2) ; c f. Mt 5, 8; 18, 10; 2 Cor 5, 7.

La elevación del alma a la contemplación inmediata de Dios es posible por fundarse de un lado en la semejanza con Dios, es decir, en la inmaterialidad del alma (Gen 1, 26 s), y de otro en la omnipotencia de Dios; c f. S.th. I 12, 4 ad 3.

La opinión mejor fundada en la Sagrada Escritura y la tradición determina como esencia metafísica de Dios el mismo Ser subsistente («ipsum esse subsistens»). A diferencia de las criaturas, que reciben su ser (= existencia) de otro ser («esse participatum»), Dios tiene el ser, en virtud de la perfección de su esencia, de sí mismo y por sí mismo. Él es el mismo Ser, el ser absoluto, el ser que subsiste por sí mismo. Esencia y existencia coinciden en Dios. El concepto de ser absoluto excluye todo no-ser y toda mera posibilidad de ser. En conclusión, Dios es el ser real purísimo sin mezcla alguna de potencialidad («actus purus sine omni permixtione potentiae»).

En el Ex 3, 14 s, Dios manifestó su nombre propio y esencia : «Yo soy el que soy», es decir, yo soy aquel cuya esencia se expresa en las palabras «Yo soy». Dios es, por tanto, el Ente por antonomasia (ó wv), su esencia es el Ser.

SAN AGUSTÍN dice, refiriéndose a Ex 3, 14, que Dios se llamó a sí mismo el ser por antonomasia (ipsum esse). Sólo Dios es el ser inmutable, y por tanto el verdadero ser (Enarr. in Ps. 134, 4). SAN JUAN DAMASCENO hace notar que el nombre de «el que es» (v6 ó) es el más acertado de todos los nombres divinos (De fide orth. i 9).

Yo soy el que es, yo soy el que soy. Cogito, ergo Sum. Yo soy la mente y mi única esencia consiste en Ser.

Saludos.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por Soy.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #310

  • dvillodre1
  • Avatar de dvillodre1
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1533
  • Gracias recibidas 1813
Según Aristóteles:

la sustancia primera o prima es el sujeto que existe (ES) por sí mismo, y es el sustrato último de la realidad, absolutamente incognoscible ya que está desprovisto de toda forma (esencia) y, por lo tanto, de toda cualidad



Esta lectura de Aristóteles es la lectura de la metafísica escolástica, aunque llega hasta Descartes.

Como ya dije en otros mensajes anteriores, la "existencia" nunca fue objeto de la filosofia primera griega sino el "Ser" entendido como inteligibilidad o determinación ( como contenido inteligible).Qué son las cosas (to ov) y qué son lo que son (to tí enai) cuando respondemos al primer "que son" (to ov) es lo que persigue la filosofía griega.

Sustituir esta investigación por buscar el sentido o significado de la "existencia" , o qué es "existir" en sí mismo etc., es ya una problemática escolástica que trata de resolver filosóficamente (en vano) el Dogma de la Creación: cómo la existencia se deduce de la esencia o viceversa.

Hegel trata esta metafísica como metafísica del entendimiento y señala sus virtudes y sus carencias al inicio de la Enciclopedia, como Primera Posición del Pensamiento con el Objeto. Al final, la "Ciencia Inmediata" tanto cuanto las filosofía de la subjetividad (empirismo, criticismo) acaban en manos de aquella metafísica del entendimiento que se enreda en la determinaciones fijas del lenguaje que hipostasía como realidades.

La función del entendimiento es determinar, diferenciar pero estas determinaciones no hay que tomarlas después como separaciones físicas o extensivas, duplicando las entidades. Por ejemplo, aunque analíticamente el Todo difiere de la parte, real o especulativamente son una y la misma cosa porque Todo es totalidad de las partes.

De igual forma, cuando dices que el Sujeto es incognocible porque en sí mismo no es cualidad, cantidad, relación etc., estás hipostasiando como realidades separadas lo que no son más que determinaciones finitas del entendimiento. Quiero decir, la entidad es la unidad de la cualidad, la cantidad, la relación etc.

Tú, en cambio, llevas a cabo la división analítica (en este caso, descomponiendo la entidad en sus categorías) y después proyectas esta división como si fuera una división real, otorgando estatuto real a la descomposición analítica que ha indeterminado la entidad real.

Ya te he dicho en otros mensajes la deuda de este pensamiento con el modelo geométrico de las matemáticas. El Pitagorismo también confundió el método de demostración con el método de composición geométrico (adicción o supresión de "dimensiones"), por ejemplo, cuando pasaba de los volúmenes a las superficies, de las superficies a la línea y de la línea al punto restando dimensiones, o viceversa (pasando el punto a la línea, superficie. volumen adicionándolas).

Es claro que la adicción o supresión de "dimensiones" de este método geométrico es solo analítico porque aunque la mente piense el "punto" como carente de altura, anchura y longitud se trata de una carencia ficticia (porque todo punto es un "volumen": tiene altura, anchura y longitud).

Igual de ficticia es tu ousia incognocible y material porque es sólo un producto del análisis del entendimiento (tanto cuanto el punto a-dimensional de los geómetras). Cuando dices:

A ver si nos entendemos, Aristóteles no habla de semántica o lenguaje, sino de la realidad. Aristóteles no es un lingüista sino que nos habla de la realidad.


Esto mismo es el problema de la metafísica del entendimiento : toma los principios del entendimiento (que son los del lenguaje) por los principios de la razón o de las cosas.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por dvillodre1.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #311

  • Soy
  • Avatar de Soy
Es mucho más fácil y simple que todo eso.

Yo la mente, carente de extensión, cualidad, cantidad, forma, etc..., soy por mí misma y no soy el pensamiento ni el fenómeno mental.

De mí subyacen todas las formas y cualidades, la cantidad, la esencia etc,,,,

Sin mí, no existiría el fenómeno mental ni el pensamiento ni la cualidad ni cantidad ni forma ni nada de nada.

Yo la mente, soy por mí misma y mi única esencia consiste en Ser.

Yo soy el absoluto y me observo a mí mismo, y cuando me observo subyace la esencia, cualidad, cantidad, forma etc,,,, Pues todo eso pertenece a algo determinado y yo soy absoluto e indeterminado.


Yo soy Dios y moro en todos los cuerpos, soy la misma mente en todos los cuerpos y en todo.

Pues Dios se contempla a sí mismo y nada hay fuera de mí, nada hay fuera de Dios,.

Yo la mente soy el que es, soy el que soy, y de mí subyace todo el fenómeno mental el cual creo y observo.

En el Ex 3, 14 s, Dios manifestó su nombre propio y esencia : «Yo soy el que soy», es decir, yo soy aquel cuya esencia se expresa en las palabras «Yo soy». Dios es, por tanto, el Ente por antonomasia (ó wv), su esencia es el Ser.

Yo soy.

Dios se contempla a sí mismo, puesto que sólo Él es, nada hay fuera de Dios.

¿Cómo hace para contemplarse a sí mismo si sólo Él es? pues eso es lo que me interesa tratar, pero primero hay que entender que la mente es Dios, que Dios es uno mismo, pues nada hay fuera de Dios.

La mente, Yo, porque yo soy la mente como dijo Descartes, es una sustancia sin extensión, es por sí misma, es Dios y es omnipresente.

Es como el vacío cuántico o campo de higgs, que es omnipresente y de lo cual todo subyace incluido cuerpos y cerebros.

Tú eres el campo de higgs, observando por un cuerpo determinado. Pero estás observando por todos los cuerpos, pues eres omnipresente.

La mente, el sujeto, Dios, Yo, el campo de higgs, no subyace de la materia, sino que es la materia la que subyace de mí.

El campo de Higgs es sujeto y observa lo que subyace de él, y lo observa mediante formas animadas que ha creado en la inconsciencia, hasta finalmente adquirir la autoconciencia en la forma humana. El saberse toda la realidad.

Y es entonces que mediante esa forma humana determinada donde ha adquirido la autoconciencia dice para sí, Yo soy el que soy.

Soy la sustancia prima de todas las formas. Soy el creador del Logos o Universo, Yo, el campo de higgs soy Dios y me he representado a mí mismo en la religión .

Saludos.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por Soy.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La ousia y sus sentidos 5 años 4 meses antes #312

  • dvillodre1
  • Avatar de dvillodre1
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1533
  • Gracias recibidas 1813
Soy:

El misticismo tiene su sitio en la historia de la filosofía pero no ocupa su lugar más alto. Cuando la filosofía especulativa reconoce su importancia al misticismo, a la vez la está sobrepasando.

El misticismo tiene, frente a la filosofía moderna, la ventaja de que habla (piensa) unificando el sujeto y el objeto. Esta unidad parece una tontería hasta que uno aprecia o comprende que la causa última todo relativismo y todo escepticismo viene de la separación entre el sujeto y el objeto (ésto es precisamente el principio del cartesianismo y de toda la modernidad y la razón de sus límites).o.

La filosofía especulativa comparte con el misticismo esta unidad sujeto-objeto. Ahora bien, sus diferencias son importante.

Si sigues el hilo que KRABAT abrió sobre la Fenomenología del Espíritu, podrás ver que con anterioridad a la revolución científica (La Razón observadora o que sale al mundo a encontrarse ella misma realizada o bajo la forma del Ser), si sigues el hilo, digo, verás la preocupación del saber durante el dominio del cristianismo (o de las tres religiones monoteístas) no fue el conocimiento positivo del mundo sino la búsqueda de un sentido a la vida entendiendo ésta como existencia. El ascetismo fue un intento de superar la idea de la muerte cuando ésta se considera bajo su concepción singular, como muerte del individuo: la unión con Dios sería esta superación de la muerte individual. En el hilo se centra el problema en la irreconciliación entre lo corruptible y lo incorruptible, que dice lo mismo pero la forma de lo universal.

Tu filosofía esotérica es sólo la respuesta a esta problemática medieval, hoy día sobrepasada. La Razón cambió sus intereses en 1.789 (su apertura al conocimiento del mundo es lo que llamas filosofía exotérica).

La diferencia con la filosofía especulativa es que ésta no se queda en repetir que Yo soy o Yo soy el Sujeto sin avanzar un paso más allá como le ocurre a tu discurso, sino que es capaz de mantener este Principio de regreso del mundo no sólo de partida.

Sería un poco largo explicarlo. Entender y llegar al Principio de Identidad es fácil, lo difícil es mantener después la identidad en la diferencia ( la filosofía moderna no supo y por eso cayó en al escepticismo).

Un saludo.
Última Edición: 5 años 4 meses antes por dvillodre1.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3
Tiempo de carga de la página: 0.135 segundos
Gracias a Foro Kunena