Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Filosofía Esotérica.

La tercera vía o la reconciliación de los extremos 4 años 11 meses antes #1668

  • Soy
  • Avatar de Soy
Antes de nada bienvenido soyyoyosoynoeselquesoysiesyoelquee, a ver si me van a acusar de tener varios perfiles, quiero decir que como cuerpo determinado yo no soy soyyoyosoynoeselquesoysiesyoelquee, ni lo conozco.

¿Es la mente una representación mental?

Yo soy la mente y no soy una representación mental sino que soy por mi mismo, no sé por qué motivo se confunde mente con fenómeno mental cuando están bien diferenciados. La mente es noúmeno cosa en si y es la que crea el fenómeno mental.

¿O acaso la mente son 5 fonemas juntos? ¿un concepto vacío que no expresa nada? ¿es la mente acaso una representación mental?

¿cómo puede ser la mente una representación mental si para que haya una representación mental es imprescindible que una mente realice esa representación? Sin mente no hay representación mental que valga.

Se está confundiendo mente con representación mental, al igual que se confunde Dios con la idea de Dios. Se está confundiendo el Uno con el Nous que es la imagen del uno y emana del Uno.

Yo soy la mente, yo soy el que es, yo soy el que soy, y yo no soy una representación sino que soy real, soy por mi mismo, yo soy la Verdad. Yo soy el Uno no en cambio el Nous, pues el Nous emana de mi.


Las representaciones no existen sin una mente donde se den, sin una mente que las cree, ¿como va a ser la mente una representación? se está confundiendo mente con fenómeno mental.

Una palabra no puede ser la Verdad , es cierto, pero resulta que yo no soy una palabra, sino que soy por mi mismo, ¿cómo voy a ser yo la palabra yo? la palabra yo es sólo una palabra para referirme a mi, al que soy. Al viviente.

La palabra mente es sólo una representación mental, para referirse a la mente, o sea , para referirse al que hace esa representación, para referirse a el que es.

Pondré un ejemplo para que se entienda mejor, empleando a Deleuze.

Por ejemplo, Deleuze dice que el plano de inmanencia no es un concepto ni el concepto de los conceptos, ¿de acuerdo?
Pues bueno, ahí lo vemos escrito: plano de inmanencia, es un concepto para representar algo. Y Deleuze lo nombra y lo emplea para referirse a algo ¿Si? por lo tanto es un concepto.

¿Cómo puede no ser un concepto y a la vez ser un concepto? Pues pasa como con la palabra Dios y con la palabra Yo, ya que Yo no soy un concepto pero empleo la palabra Yo para referirme a mi. A el que soy.

El que soy es el que es, no es tan complicado, cogito ergo sum, yo soy el que es, yo soy el que soy. ¿y me dicen que yo soy una palabra vacía? ¿me dicen que yo soy un concepto? No sabía que las palabras viviesen y pensasen y sintiesen y notasen. ¿cómo voy a ser yo una palabra? Yo soy el viviente.

No es tan difícil de entender que el que soy es el que es. Yo soy el que es.

Aunque haya gente que piense que el que soy es el que NO es, o que piense que es el que NO es, y cosas por el estilo, que ya me dirán cómo pueden pensar si NO son.
Y si Son, pues ya han encontrado a el que es,. A Dios, ya que no es muy difícil entender que Dios es uno mismo. Y que no es una palabra ni unos fonemas ni cosas por el estilo.

Uno mismo es el que es, ¿tan difícil es de entender eso? mira a tu alrededor y date cuenta de quien es el viviente, de quien es el que percibe todo eso, de quien es el que siente y nota, de quien es el que conoce las cosas, Tú, uno mismo, el que es.

Ese es Dios, el verdadero Dios viviente. Y no eres una palabra, un concepto vacío ni cuatro fonemas juntos no.

Ya lo decía Jesús: Yo soy la Verdad.

La filosofía ya ha encontrado la Verdad, uno mismo es la Verdad, el espíritu o alma, Dios, uno mismo, el que es. Y además es tan evidente y simple que es de cajón. En el debate de la metáfora del árbol está bien explicado.

Partir de una certeza verdadera, de una verdad como proponía Descartes, partir del Soy y a partir de ahí todo viene solo, porque se parte de la Verdad, Soy y sólo es Dios, ergo Soy Dios. Soy y el Ser es Uno, ergo soy el Uno. Dios es todo y todo es Dios ergo yo soy Dios Etc..... Todo cuadra y se convierte en simple y evidente, porque Dios es simplicidad.

Tendemos a tratar las cuestiones o la realidad como si estuviese ahí fuera y nosotros estuviésemos al margen, así hablamos del Ser como si nosotros no fuésemos, y hablamos del absoluto como si nosotros estuviésemos fuera del absoluto, y hablamos de la omnipresencia como si no nos afectase y hablamos de la unicidad como si estuviese por un lado y nosotros por otro lado y eso solamente se traduce en errores de pensamiento y errores de interpretación, ya que nos hemos de incluir. No está el Ser por un lado y Tú por otro lado, sino que Tú eres el Ser, puesto que Tú eres y ser es ser. No separarás el Ser del Ser, Soy es Ser.
Si lees sobre el Ser, lees sobre ti, sobre el que eres. El que es es el que eres, y eso no es tan difícil de entender.

Cuando te unes al Ser, al Uno, a Dios, entonces te das cuenta de todo y puedes decir: Yo soy la Verdad, pues ya te has encontrado a ti mismo, a la Verdad.

Saludos.
Última Edición: 4 años 11 meses antes por Soy.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.112 segundos
Gracias a Foro Kunena