Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: 16 Tesis de Economía Política de E. Dussel

Socialismo 5 años 7 meses antes #1709

  • dvillodre1
  • Avatar de dvillodre1
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1628
  • Gracias recibidas 2019
Me sorprende que digas eso Dv; la tarea de la filosofía es teorética-práctica y es práctica. Y están indisolublemente unidas. ¿Para qué queremos saber sino es para saber qué es lo bueno y qué es lo justo? No se me escapa que el saber teórico, desde Aristóteles y Platón, tiene una finalidad práctico-política también. Marx, efectivamente, trata de saber lo que es la esencia del capital por fines morales y éticos; esto es: trata de saber lo que las cosas son y por añadidura obtener una finalidad práctica: emitir un juicio moral. ¿Por qué no va a ser esa también una tarea de la filosofía? Hacer de la filosofía una ontología es una reducción; porque una ontología de poco o nada nos sirve si no sabemos lo que es justo y lo que no. Justo es que no se utilice a los hombres como medios, afirmaba Kant. Sin embargo la arena de los hechos es que por doquier los humanos son utilizados como medios para el fin de la riqueza de unos pocos, o de unos de unos países sobre otros. Creo conveniente que viéramos los vídeos de Dussel, porque es un maestro de maestro.


Porque hay una ponderación en lo que digo que se escapa, y que viene de "regreso" de las figuras del individualismo moderno del cap. V de la Fenomenogía del Espíritu.

Lo justo y lo bueno no es lo justo y lo bueno "mio". En la Fenomenología hay una figura: "Ley del Corazón" que describe a un tipo de carácter y personalidad que Hegel descubre en la literatira y novela moderna, y que no aparecía nunca en las comedias y tragedias griegos: el justiciero social, o el aventurero sentimental (por ejemplo, el Quijote o los bandidos de Schiller, como expresamente comenta Hegel).

La Política no se rige por los mismo principios de la moral porque ésta se basa en la Autonomía de la Voluntad y la Política en una voluntad que es pública, es decir, resultado de todas las voluntades. Esta diferencia provoca una dialéctica que Hegel expresa en la figura del aventurero sentimental.

Cuando no se tiene en cuenta esto y la sociedad (la Ley, el Derecho, las instituciones políticas) se trata como una acción ética, al final el justiciero, que pretende cambiar el mundo por su injusticia, lo que realmente pretende es forzar la voluntad de todos los demás, lo cual es la injusticia misma. El justiciero culpaba el orden social en cuanto el orden de "éste" o "aquél" individuo.

La referencia al sentimiento es porque éste es siempre singular y es excluyente. Lo universal viene de la reflexión o del pensamiento por eso la Ley o aquello que sea norma del orden social no puede venir impuesto por un individuo singular sino por medio de todos. Por esto al final, el justiciero toma conciencia de que él mismo era aquello contra lo que quería luchar.

Marx mismo habla de regreso de estas "robinsondas" del individualismo moderno, y sus textos parten de la base de que el curso del mundo, es decir, el orden social es el resultado de la interacción social, no de la voluntad de "éste" o aquél" individuo", y mucho menos de su juicio moral. Marx lo determina aún más históricamente dando una modalidad de las relaciones sociales.

Ahora creo que se pueden entender mejor mis palabras.

La filosofía como práctica no es la acción de un individuo: la realización de un ideal individual en el mundo es precisamente la subjetividad, aquella "ley del corazón" con la que el aventurero quería determinar el curso del mundo.

Si lo teórico es lo separado del mundo, la subjetividad, se ve que lo más subjetivo que hay es el juicio moral cuando éste se dirige al curso del mundo ( en este sentido el deseo de transformar el mundo puede resultar los más escolástico, o teórico-abstracto, de todo).

En cambio, comprender lo que es, es decir, los fundamentos y los determinantes de la voluntad social es el principio verdadero de la práctica porque uno habla desde las causas y sabe que le son inmanentes. El mundo cambio sólo, es decir, lo cambiamos entre todos y lo cambiaremos más rápido cuanto más rápido y mejor lo comprendamos.

Esto es lo que quise decir, hay una ontología ponderada con la práctica y viceversa (si se estudia bien la figura del aventurero sentimental de la Fenomenología se verá que éste sí es resultado de la separación entre el ideal y el curso del mundo. Que el ideal del aventurero viene de su corazón). El ideal, en cambio de la filosofía , aquello hacia donde se dirige el mundo, es un fin inmanente.
Última Edición: 5 años 7 meses antes por dvillodre1.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Socialismo 5 años 7 meses antes #1710

  • Jake
  • Avatar de Jake
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • ¿Inocente? ¿Inocente de qué?
  • Mensajes: 1183
  • Gracias recibidas 1424
Dv dijo

La filosofía como práctica no es la acción de un individuo: la realización de un ideal individual en el mundo es precisamente la subjetividad, aquella "ley del corazón" con la que el aventurero quería determinar el curso del mundo.


Bellas palabras.Lo que estamos tratando de hacer es una comprensión de lo real. Pensar la realidad. Ese pensar lo real ya se hace con categorías de la subjetividad (aún nos situamos en la modernidad) y, por tanto, del idealismo; las categorías del pensar también en Marx son idealistas; y en ellas pensar si se acomoda a lo racional o no aquello real. Porque si no se acomoda a lo racional se puede acomodar un juicio de valor sobre ello: lo que hay es injusto, pues. Pensar ya es pensar sobre lo que hay y sobre la justicia. Otra cosa es el justicialismo; ya tenemos héroes de la mitología Norteamérica también, prodigados por el cine de los ochenta. No. De lo que se trata es de saber por qué ocurren las cosas y en qué consiste la fetichización de los fenómenos de la economía política. No de enzarzar al Ché con Rambo y armarlos con sendas ametralladoras, tal como ocurrió en el siglo pasado.

Estamos en el lugar del pensamiento filosófico, y las balas son categorías, y se encuentran en el pensar. ¿Ocurre o no ocurre la fetichización de la Economía Política? Y si ocurre, ¿cuáles son los intereses y motivos? ¿Por qué hay hambre cuando se producen tantos bienes y servicios, tanta producción material y tanta gente trabajando cada día? ¿Cuando producimos algo qué es en verdad lo que significa? ¿Qué producimos y bajo qué condiciones y bajo qué sistema económico? ¿Nuestro sueldo, de dónde viene? ¿Paga todo nuestro sueldo nuestro trabajo? ¿Qué ocurre cuando trabajamos, qué hacemos de nuestra subjetividad en él? ¿Es justo salario? ¿Qué valor generamos y quien se lo queda? ¿Qué es nuestra vida y porque nos objetivamos en nuestro trabajo? ¿Qué relación hay entre nuestro salario y el salario cobrado en Kenia?

Y así se multiplican las preguntas por el aristotélico deseo de saber. Y necesitamos de la filosofía para responder esas preguntas. Ya Anaximandro dedujo “lo presente”, “lo determinado”, lo que se hacía presente, en un lugar “ indeterminado” desde el que las cosas vienen y las cosas van. Y eso es lo que trata de hacer la filosofía de Marx apoyada en Hegel. El interés de estos cursos de Dussel estriba que es pensamiento y lectura del hoy sobre el pensamiento de un ayer, que es a día de hoy más realidad si cabe. Que se quiera hacer la del avestruz, o no se quieran hacer esas preguntas, tiene diferentes motivos e intereses. No me extrañaría que si aquí en Europa se empezasen a ver los vídeos de Dussel pronto fueran retirados de los servidores. Porque esas preguntas y esas respuestas son “marxistas”. Y Marx era ante todo un filósofo ético de la economía: esa ética de la que nada quiere saber Hayek o Friedman, pero que Soros si que ha sabido interpretar.

Si con sus respuestas afirma que la Economía política absolutiza los conceptos de mercado, al no comprender que hay relaciones sobre las que se sustenta ese mercado que han sido borradas de un plumazo. Si nadie explica en las facultades de economía en que consiste esa fetichización, no se podrá hacer una crítica de la economía política con profundas raíces filosóficas. Y nadie descubrirá (acto del pensar), porque no interesa que se descubra, la verdad que se esconde detrás, oculta, indeterminada. Y el acto del pensar es de héroes, no de justicieros. Para eso ya tuvimos al trio de las Azores dando justicia a Sadam. Y sí: tanto Marx como Dussel son héroes del pensamiento, porque se hacen preguntas sobre los entes, los fenómenos y sus relaciones, y detienen el tiempo cronológico para explicarlo de un modo sincrónico. Que es la esencia del pensar filosófico. El ser, las reglas del juego del ajedrez sin las que el ajedrez sería ajedrez.

Es interesante ir viendo los vídeos de los cursos de Dussel de crítica sobre la economía política para ir entendiendo las tesis filosóficas de economía


TESIS 8: COMPETENCIA Y MONOPOLIO

Última Edición: 5 años 7 meses antes por Jake.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Socialismo 5 años 7 meses antes #1713

  • Jake
  • Avatar de Jake
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • ¿Inocente? ¿Inocente de qué?
  • Mensajes: 1183
  • Gracias recibidas 1424
En relación a lo que puso Kraton he encontrado estos vídeos sobre el Tratado de Libre comercio.



Última Edición: 5 años 7 meses antes por Jake.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.233 segundos
Gracias a Foro Kunena