Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Los arcanos de la ousia

Los arcanos de la ousia 5 años 8 meses antes #10

  • dvillodre1
  • Avatar de dvillodre1
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1530
  • Gracias recibidas 1806
Hola, voy a abrir este Categoría de la filosofía presocrática haciendo un elogio a Pitágoras (Filolao) y a Parménides. Hace unos días, leyendo un manual de historia de la ciencia, su autor ridiculizaba las tesis de estos filósofos comparándolas con las ciencias modernas. Es una pena que la historia de la ciencia esté dominado por positivistas que no tiene idea de cuál es la naturaleza de la ciencia.

A Pitágoras lo ha envuelto siempre un halo misterio por dos motivos: en primer lugar porque conocemos su doctrina a través de discípulos y fuentes indirectas (sobre todo de Filolao) muchas de ellas con divergencias de interpretación. La segunda, más fundamental y en parte causante de la primera, porque la reducción de la realidad a números condujo esta filosofía hacia el simbolismo que contraria a la filosofía. En efecto, si nos remontamos a sus orígenes, la filosofía y pensar "conceptualmente" las cosas son una y la misma cosa (por ejemplo, frente al mito que explica lo mismo bajo el lenguaje de la representación).

Hoy día se ha reconstruido el primer pitagorismo con mucha fidelidad por la autoridad de Aristóteles y Sexto Empírico (sin perder de vista a Platón, cuyas "doctrinas no escritas" son la mejor recepción de la filosofía pitagórica que tenemos).

De Parménides qué decir: toda su filosofía tenemos que "re-construirla" en torno a su Poema. Como puede entenderse, los versos de un poema se acercan más al lenguaje de un tratado científico que los números ideales del pitagorismos. Salvando estos inconvenientes, pitagóricos y eleatas merecen un elogio pese a las tonterías que los positivitas escriben sobre los griegos en general, y los primeros filósofos en especial.

Pitágoras y Parménides (filosofía itálica y Elea) tienen el incalculable mérito científico de representar los dos únicos modos de elevar el materialismo jonio más allá del punto en el cual la ciencia no podía continuar sin dejar de ser un materialismo y una física. La idea clave es ésta: para cualquier filosofía, el proceso de análisis o reducción de una pluralidad a un primer principio resulta más sencillo que el proceso contrario de síntesis (de generación de la multiplicidad partiendo de aquel principio).

Pues bien, para los jonios el éxito de la reducción del mundo a agua, fuego, aire y tierra se vino abajo cuando después se plantearon cómo revertir el proceso hacia su sentido sintético: cómo generar desde de estos elementos la complejidad del cosmos. Si uno examina con cuidado la evolución de los jonios verá que la idea de arjé (de "un" principio) fue abandonándose a medida que se trató de revertir el principio hacia la "génesis", apelando primero a tesis pluralistas (Demócrito) , y en último término al nacimiento de causas finales: amor/odio de Empédocles. Y es que desde la "física" explicar, por ejemplo, el movimiento de los planetas partiendo del Fuego, o del Aire etc., se hizo imposible (Anaxágoras). Tomando este punto final de los jonios, es donde entra en juego Pitágoras y Parménides como su punto de partida.

Con Pitágoras por primera vez se abandona los principios sensibles y se da entrada a lo inteligible: los números, que pertenecen ya al pensamiento (en concreto, los números centra la ciencia en la categoría de la relación que es supra-sensible). Nada más que por esto: por elevar la filosofía de lo sensible a lo inteligible, Pitágoras tendrá siempre un lugar destacado en los orígenes de la ciencia.

Pero hay más: los números no solo ensayan una nueva vía de relación al Todo (distinta a la sensible de los jonios) sino que además ofrece un modelo para la síntesis más exitoso que la materialista: el modelo matemático, que nos ha llegado sublimado con la matemática de la Academia platónica: Eudoxo y Teeteto, de ahí que sea muy difícil reconstruir la física pitagórica separándola de la platónica (Timeo).

Pues bien, el enlace entre Pitágoras y Platón es Parménides, el cual representa una salida a las complejidades del pensamiento numérico-pitagórico. El problema principal es que, en puridad, los números carecen de "concepto" o de "forma", de manera que las atribuciones de cualidades que llevaron a cabo los pitagóricos consistió en la construcción de un sistema simbólico más basado en la mera intuición que en una fundamentción racional. Esta arbitrariedad de otorgar propiedades (cualidades o ideas) a los números con objetivos causales (números ideales), llevó al pitagorismo por los derroteros de la discordia entre los mismos miembros, al esoterismo de lo arbitrario y a su posterior disolución.

Y aquí entra Elea y Parménides, porque asumirá aquella estructura inteligible como soporte y unidad del mundo sensible (primigenia aspiración jonia) pero en base un nuevo asiento racional, distinto de los números: el logos, la palabra. El avance es claro porque verbalizando el sistema numérico, el simbolismo que atenazaba el pitagorismo quedará detrás ( y es que con el verbo, el pensamiento se mueve en "su propia casa": puede ya definir, explicar, razonar sin la mediación a un sistema de números-símbolos).

A partir de este estadio (Sócrates) la filosofía asumirá la tarea añadida de crear así su propio lenguaje conceptual sin renunciar a la viejas aspiraciones jonias, pitagórics y eleata: la génesis la filosofía misma también puede entenderse como todo este proceso de simbolización-dessimbolización, para darse a sí misma un nuevo lenguaje-signo.

En este punto, Aristóteles no tendrá igual: es quién se encargará n o sólo de depurar la tradición de todos estos elementos irracionales/simbólico que el pensamiento griego arrastra desde el mito hasta en mismo Platón, sino de crear las bases del lenguaje filosófico que domina occidente hasta hoy día (pues el primero de delimitar un concepto es también el primero en nombrarlo).
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Navia, Ksetram

Los arcanos de la ousia 5 años 7 meses antes #41

  • Navia
  • Avatar de Navia
  • DESCONECTADO
  • Phronemín
  • Mensajes: 6
  • Gracias recibidas 1
¿Hay algún manual de historia de la ciencia que no tenga sesgo positivista?
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Los arcanos de la ousia 5 años 7 meses antes #43

  • Plinio
  • Avatar de Plinio
  • DESCONECTADO
  • Phroneador pre-socrático
  • Mensajes: 21
  • Gracias recibidas 6
hola Navia!

En primero aconsejan la Historia de G. Reale y Antiseri (Historia del pensamiento filosófico y científico). A mi me parece un texto muy bueno en la exposición filosófica y en la científica.

Me parece que los manuales de historia de la ciencia de sesgo positivista suelen estar escritos por científicos y no por filósofos, y por eso tratan mal los saberes antiguos como si fueran "infantiles" según la mentalidad ilustrada.

Salud2!
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Navia, cronos, Ksetram

Los arcanos de la ousia 1 año 2 meses antes #15036

  • cronos
  • Avatar de cronos
  • DESCONECTADO
  • Phroneador aristotélico
  • Mensajes: 192
  • Gracias recibidas 225
"Los pitaagóricos suscribían cinco ideas básicas, que desde entonces han tenido una poderosa influencia en el pensamiento de la humanidad.

1. El universo fue creado y continúa existiendo, en base a un plan divino.La realidad última no es material sino espiritual, y consiste en la idea de números y forma.Las ideas son conceptos divinos, superiores a la materia e independientes de ella.

2.La divinidad creó las almas como entidades espirituales. El alma es un " número móvil" que habita un cuerpo por un tiempo limitado y luego pasa a otro cuerpo, sea de animal o de humano. Las almas son eternas y sólo la purificación, a través de una moral estricta y una vida intelectual, las libera de este ciclo sin fin y las eleva a la unión con la divinidad. Éste es el concepto de la reencarnación de la almas, la metempsicosis, y es la idea que justifica el vegetsrianismo de los pitagóricos

3. Hay armonía interior y orden en el universo, lo que resulta de la unión de opuestos. Las diez parejas de opuestos fundamentalmente interactúan en una función creativa: par-impar, masculino- femenino, bien-mal,húmedo-seco,derecha-izquierda,quietd-movimiento,frío-caliente,luz-oscuridad,recto-curvo,limitado-ilimitado.

4. En las relaciones humanas, la amistad y la modestia son los principios fundamentales. Los hombres y las mujeres deben vivir una vida ascética en un grupo que lo comparta todo, consagrado a criar a sus hijos en armonía con el plan divino.

5. Las ideas divinas, que crearon y mantienen el universo, son el número. El estudio de la artmética es el camino a la perfección. A través de él y de los preceptos de la secta, el individuo puede descubrir nuevos aspectos del plan divino y de la reglas matemáticas que rigen el universo.De este principio, viene la devoción al estudio del número.

La fusión de religión y razonamiento que comienza con esta doctrina daría lugar a la teología intelecttualizada característica de Occidente desde Platón hasta San Agustín y Tomás de Aquino, y después en Descartes, Spinoza y Leibniz
Por inspiración pitagórica, la filosofía y la ciencia occidentales tuvieron durante siglos una aspiración moral y participaron de un concepto del mudo eterno que se podía revelar al intelecto y no sólo a los sentidos ".

"El mundo es matemático" N.G.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Ksetram

Los arcanos de la ousia 1 año 2 meses antes #15074

  • cronos
  • Avatar de cronos
  • DESCONECTADO
  • Phroneador aristotélico
  • Mensajes: 192
  • Gracias recibidas 225
LA POESIA DE PARMENIDES
"Parménides escribió en el viejo género de Hesíodo y Homero, y su particularidad, su caracter rompedor,tan fuere y experimental como el de Heráclito se encuentra más bien en lo contrario:el de Elea consevó el viejo género para hablar un tipo de asunto muy novedoso. Este género era,como se ha dicho al hablar de Homero vocacionalmente óntico, empleado siempre para contar historias o para hablar de cosas concretas. En cuanto el género fue utilizado por Parménides para decir aquello en lo que consiste el hecho de ser, a diferencia de los de Heráclito hay muchos tramos y muy largos y muy áridos de caracter argumentativo, resultó un poema extravagante, del que se ha dicho que chirría como ls ruedas del carro descrito en su proemio, por no decir que tensa el género hasta hacerlo reventar.
Un primer bloque gira entorno a la diferncia ontológica. Un segundo bloque trata sobre la definición del hombre y del saber humano´Los puntos fundamentales del primer bloque son dos. Primero,el establecimiento de la diferencia entre las cosas, múltiples y varias, siempre cambiantes, y su presencia igual.Segundo que a pesar del punto de partida anterior, la presencia de las cosas no comparece sino no compareciendo,esfumámdose.. Es decir no hay forma de mostrarla o de referirse a ella sno es por remisión a su contrario, tanto si se interpreta este contrario, tanto si se interpreta este contrario como no ser, como si se interpretara com las cosas mismas.
Los puntos fundamentales del segundo bloque( el que gira en torno a la definición del hombre y del saber humano son cuatro.
Primero, que esta diferencia entre las cosas y su presencia es lo que permite definir en qué consiste definir ser hombre, defendiéndolo como el úico ser capaz de arreglárselas no sólo con cosas sino también con la presencia de ellas, entendiendo,claro está,, que esto no significa dejar de atender a las cosas y mirar hacia algún lado, pues el ser se encuentra en el fondo de las cosas,sino cuplir la condición de dejar de tener con las cosas un trato superficial, inconsciente o trivial y profundizar en ellas hasta el fondo.
Segundo, que puesto que el hombre consiste en eso en el cumpliimiento de esta condición, que es la condición humana dicha tarea se puede ser mejor o peor; y que cumplirla bien,saber que ser hombre o simplemente saber es ocuparse de la presencia y no de las cosas.( la exigencia de profundizar en las cosas más y mejor )
Trecero, que el hombre que sabe, al pensador le corresponde trasladar o elevar l cuestión de la presencia al plano de la expresión, y decir explícitamente que la presencia de las cosas no comparece sino sustrayéndose dentro o en el fondo de las cosas.
Y cuarto, que el sabio le corresponde no simplemente saber, sino decir expresamente en qué consiste su saber, en qué consiste eso de pensar"..
" Aprender a pensar" RBA
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Cris, Ksetram
Tiempo de carga de la página: 0.187 segundos
Gracias a Foro Kunena