Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Lorca y el feminismo

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13554

  • Germán
  • Avatar de Germán
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Amunt, anima forta.
  • Mensajes: 2357
  • Gracias recibidas 1321
Sol, recurre a la hermenéutica, anda, que necesita mucha interpretación el hecho del orgullo que siente una padre por una hija de 13 años que noquea a un perturbado que las acosa.. :whistle:
Y con este tema no voy a la carga en sentido deconstructivo. Creo que hay que acabar con muchos tíos peligrosos y con una idiosincrasia retrógrada que los alimenta, lo que no obsta pare decir de Cris que "es guapísima" y "tiene un tipazo".
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13555

  • Cris
  • Avatar de Cris
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 724
  • Gracias recibidas 678
Qué canalla eres :angry: ;)
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Germán

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13564

  • Jake
  • Avatar de Jake
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • ¿Inocente? ¿Inocente de qué?
  • Mensajes: 1846
  • Gracias recibidas 1269
La actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann y la ilustradora Stéphanie Blake son algunas de las intelectuales francesas más conocidas que firmaron la declaración contra el movimiento #MeToo, que se impulsó en EEUU para alentar a las víctimas de agresiones sexuales en Hollywood a que hagan sus denuncias contra los acosadores.

Este es el manifiesto completo:

La violación es un crimen. Pero el coqueteo insistente o torpe no es un crimen, ni la galantería es una agresión machista.

Como resultado del caso Weinstein, ha habido una conciencia legítima de la violencia sexual contra las mujeres, particularmente en el lugar de trabajo, donde algunos hombres abusan de su poder. Ella era necesaria. Pero esta liberación de la palabra se convierte hoy en su opuesto: ¡Nos ordenan hablar, a silenciar lo que enoja, y aquellos que se niegan a cumplir con tales órdenes se consideran traidoras, cómplices!

Pero es la característica del puritanismo tomar prestado, en nombre de un llamado bien general, los argumentos de la protección de las mujeres y su emancipación para vincularlas a un estado de víctimas eternas, pobres pequeñas cosas bajo la influencia de demoníacos machistas, como en los tiempos de la brujería.

Supresiones y acusaciones

De hecho, #metoo ha provocado en la prensa y en las redes sociales una campaña de denuncias públicas de personas que, sin tener la oportunidad de responder o defenderse, fueron puestas exactamente en el mismo nivel que los delincuentes sexuales. Esta justicia expedita ya tiene sus víctimas: hombres sancionados en el ejercicio de su profesión, obligados a renunciar, etc.; mientras que ellos solo se equivocaron al tocar una rodilla, tratar de robar un beso, hablar sobre cosas "íntimas" en una cena de negocios, o enviar mensajes sexualmente explícitos a una mujer que no se sintió atraída por el otro.

Esta fiebre para enviar a los "cerdos" al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a empoderarse, en realidad sirve a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, los extremistas religiosos, los peores reaccionarios y los que creen -en nombre de una concepción sustancial de la moralidad buena y victoriana- que las mujeres son seres "separados", niñas con una cara de adulto, que exigen protección.

Del otro lado, se convoca a los hombres a encontrar, en lo más profundo de su conciencia retrospectiva, un "comportamiento fuera de lugar" que podrían haber tenido hace diez, veinte o treinta años, y del cual deberían arrepentirse. La confesión pública, la incursión de fiscales autoproclamados en la esfera privada, que se instala como un clima de sociedad totalitaria.

La ola purificadora parece no conocer ningún límite. Allí, censuramos un desnudo de Egon Schiele en un póster; pedimos la eliminación de una pintura de Balthus de un museo con el argumento de que sería una apología de la pedofilia; en la confusión del hombre y la obra, pedimos la prohibición de la retrospectiva de Roman Polanski en la Cinémathèque (Cinemateca Francesa) y obtenemos la postergación de la muestra dedicada a Jean-Claude Brisseau. Una académica considera que la película de Michelangelo Antonioni Blow-Up es "misógina" e "inaceptable". A la luz de este revisionismo, ni John Ford (La prisionera del desierto) ni incluso Nicolas Poussin (El rapto de las sabinas) quedan a salvo.

Los editores ya piden que los personajes masculinos sean menos "sexistas", que hablemos de sexualidad y amor con menos desproporción, o que garanticemos que el "trauma experimentado por los personajes femeninos" sea ¡más obvio! ¡Al borde del ridículo, un proyecto de ley en Suecia quiere imponer un consentimiento explícitamente notificado a cualquier candidato para tener relaciones sexuales! En cualquier momento dos adultos que quieran dormir juntos consultarán primero en una "aplicación" de su teléfono un documento en el que estarán debidamente enumeradas las prácticas que aceptan y las que rechazan.

La libertad indispensable para ofender

El filósofo Ruwen Ogien defendió una libertad de ofensa indispensable para la creación artística. De la misma manera, defendemos una libertad para importunar, indispensable para la libertad sexual. Ahora estamos suficientemente advertidas para admitir que el impulso sexual es por naturaleza ofensivo y salvaje, pero también somos lo suficientemente clarividentes como para no confundir el coqueteo torpe con el ataque sexual.

Sobre todo, somos conscientes de que la persona humana no es monolítica: una mujer puede, en el mismo día, dirigir un equipo profesional y disfrutar siendo el objeto sexual de un hombre, sin ser una puta ni una vil cómplice del patriarcado. Puede asegurarse de que su salario sea igual al de un hombre, pero no sentirse traumatizada para siempre por un manoseador en el metro, incluso si se considera un delito. Ella incluso puede considerarlo como la expresión de una gran miseria sexual, o como si no hubiera ocurrido.

Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio hacia los hombres y la sexualidad. Creemos que la libertad de decir no a una propuesta sexual no existe sin la libertad de importunar. Y consideramos que debemos saber cómo responder a esta libertad para importunar de otra manera que encerrándonos en el papel de la presa.

Para aquellas de nosotras que hemos elegido tener hijos, creemos que es mejor criar a nuestras hijas para que estén informadas y sean lo suficientemente conscientes como para vivir sin intimidación ni culpabilidad.

Los incidentes que pueden tener relación con el cuerpo de una mujer no necesariamente comprometen su dignidad y no deben, por muy difíciles que sean, convertirla necesariamente en una víctima perpetua. Porque no somos reducibles a nuestro cuerpo. Nuestra libertad interior es inviolable. Y esta libertad que valoramos no está exenta de riesgos o responsabilidades.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Cris

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13565

  • Jake
  • Avatar de Jake
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • ¿Inocente? ¿Inocente de qué?
  • Mensajes: 1846
  • Gracias recibidas 1269
Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio hacia los hombres y la sexualidad


Sol, Cris, me gustarìa que saber que opinión tenéis sobre ese manifiesto.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Ksetram

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13566

  • Cris
  • Avatar de Cris
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 724
  • Gracias recibidas 678
Hola Jake, mi respuesta se resume en el primer párrafo.
La violación es un crimen. Pero el coqueteo insistente o torpe no es un crimen, ni la galantería es una agresión machista
Pues eso, que no es lo mismo una cosa que otra y que las firmantes están en su derecho a protestar si se han visto obligadas a hablar, porque todo obligar es un ejercicio de poder en éste o en el otro sentido.
Es curioso, con toda mujer que hables tendrá cosas que contarte al respecto pero nadie te hablará en ese sentido acerca de que le tiren los tejos o que sean galantes con ellas, tal vez a alguna pueda incomodarse en algún momento. A todas nos han dicho cosas por la calle y muchas veces nos han hecho reír. Que te toquen una rodilla o te quiten un beso puede ser inoportuno o nada molesto, en absoluto. Nosotras también miramos a los hombres, con más o menos descaro, también tocamos y besamos muy cerca, también podemos incomodar o ser inoportunas o puede que no seamos molestas en absoluto.
El problema es cuando esto ocurre en el seno de una relación de poder, o de autoridad, o en la familia, o entre amigos. Cuando por motivo de tu situación laboral no vas a protestar o porque te lo ha hecho el marido de tu tía o porque lo ha hecho el chico de tu mejor amiga. Cuando se aprovechan de tu silencio y saben que no vas a hablar porque temes la repercusión en tu relación laboral o familiar o en tus notas... Volvamos a lo que te puede contar a día de hoy cualquier mujer. Que la han perseguido por la calle, que la han acorralado en un ascensor ascensor, que la han querido introducir en un coche o que no le dejaban bajar de el, que le han tocado en el metro, en el autobús, cuando entra en una discoteca, cuando baila en un concierto, que la han tocado delante de sus amigos o pareja para intentar que estos salgan en su defensa y provocar una pelea, que se han masturbado delante de ella que le han dicho todo tipo de barbaridades al pasar, en voz muy baja o por teléfono... todas te contaran situaciones de & éstas. Eso violenta tu derecho a estar en una casa, en una fiesta, en la calle. No te traumatiza, o no a casi todas. Tampoco piensas en sus miserias sexuales sino que te entra una furia bestial y deseas tener medio metro más de altura y algo de músculo para partirle la boca. Unas cuantas más, muchas, te dirán que las han forzado a tener relaciones, desconocidos, uno, varios, conocidos, su propia pareja, eso también es violación, a otras les habrán hecho mucho daño físico y psíquico. Cualquier forma por la que te obliguen a hacer lo que no quieres y bloque tu capacidad de reacción es una agresión y estoy radicalmente en contra, tanto en el sentido en el que estoy hablando como en el de obligar a hablar si no quieres. No es no. Respecto al puritanismo, ahí está, agazapado, presto a sacar tajada. También la mala baba y el deseo de destruir a alguien. Lo digo por los hombres que puedan estar viendose ante denuncias falsas. Pero gritar que eso existe me parece bien y señalar al que lo hace también. No hace mucho el líder de un grupo de rock británico paró el concierto para insultar a un tío que se estaba pasando tres pueblos con otra. Desde el inicio de este hilo hablo de la libertad sexual de ellas y ellos, pero en libertad no sin mi/nuestro consentimiento.
Última Edición: 1 semana 4 días antes por Cris.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Ksetram

Lorca y el feminismo 1 semana 4 días antes #13569

  • Ksetram
  • Avatar de Ksetram
  • DESCONECTADO
  • Phronemón
  • Mensajes: 1016
  • Gracias recibidas 683
Sol
Lo siento Germán pero no termino de entender tu intervención aquí. Si es para aportar bien. Si es para disentir genial. Pero hablar por hablar. Salvo que me lo expliques y quizá le vea la lógica.

Creo que es por amistad, que por la confianza con el tiempo destilamos en el foro detalles de nuestra vida por el simple hecho de que sentimos decirlos, compartirlos, como en ese caso el orgullo de Germán hacia su hija.
Última Edición: 1 semana 4 días antes por Ksetram.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Cris, Jake
Tiempo de carga de la página: 0.394 segundos
Gracias a Foro Kunena